Testimonio de Lukas Villalobos, 15 de marzo 2019

Testimonio de despedida de Lukas Villalobos,  coordinador apostólico y miembro de Staff CVX Secundarias. Miembro activo de CVX jóvenes.

Eucaristía Misa en capilla del Colegio Villa María Academy. 15 de marzo de 2019.

“Te ví partir una, dos, más de 40 veces con tu mochilota, tu saco, y las galletas de la despensa. Te ibai al 123, a Peñalolén, la Pintana, cerro navia, Chiloé, fines de semana, semanas, 6 meses fue la última que te fumaste. Te ví feliz te ví disfrutar tu juventud te ví y agradecí a Dios”

Diría mi tita, mi abuelita.

“Te ví llevarte el martillo y volver con huincha, serrucho, polera, toallas hasta shampoo de la tienda «cosas perdidas» te desperté tantas veces los sábados o domingos cuando sonaba «aunque digan que soy un bandolero donde voy» por 5ta vez intentando que te levantaras para visitar apostolados. Te escuché orgulloso cuando llegaste un verano a contarme del trabajo de temporeros y temporeras y pude revivir parte de lo que viví cuando chico”.

Diría mi tata

Se nos hinchó el pecho cuando te quejabai de tu ropa mientras salías formal a las confirmaciones. A las vecinas y vecinos cuando preguntaban por tus estudios universitarios, les decíamos «le va ahí no mas, pero mijito va ser como el padre Hurtado» (verán de donde viene lo cuentiao)

Si Dios hablara…

Si Dios hablara…

Si Dios hablara partiría contando cuando llegó este personaje con su jordan patras y su bazuka con reggetones, a instalarse en un escritorio en casa cvx.

“Te ví hijito mío esas veces que cansado te ponías tu gorro pa delante, te serviai un café, abríai un Excell que nadie más que tú entendía y pestañeabai su resto. Escuché todos esos cafecitos compartidos en la casa y te oí cada vez q me pedías ser medio para que Yo hablara con esa persona pq «Diosito en verdad no sé qué chucha decirle»

Te acompañé en cada una de tus siestas en el transporte público cuando ibas a compartir con las comunidades en sus apostolados.

Me desesperé cuando luego de ver tanta pobreza, discriminación, desigualdad, dolor, en niñxs, personas con discapacidad, con adicciones, adultxs mayores, jóvenes, pensaste «estamos cagaos, ¿Pa qué hacemos esto si no lo vamos a dar vuelta? Mejor me dedico a vacilar la corta existencia que tengo y corneta el resto. Te tuve que gritar a través de lxs cabrxs pa que entendieras que vale la pena que hay esperanzas que el mi Reino es aquí y que viene por tí, por todas por todos por todo.

Me preocupé, me dolió, cuando llegabai pasao a copete, entierrao, adolorido, a las actividades. Me caí contigo y ví como la CVX te ayudo a pararte cada una de esas veces.

Te ví cada vez q dijiste con pesar a tus amigos y amigas a tus hermanas hermanos «perdón cabros, no puedo, tengo que ir a cvx» Con ellos estuve y te entendieron saben que esto te llenaba.

Te recordé como abrazar y decir “te quiero”, me costó y me ayudó caleta la generación 2017 en esto. Te sacábamos a rato esa costra q te ponías con frases como “yo vengo a trabajar a cvx no ha hacer amistad” “a mi me pagan 150 lucas mensuales por quererles y ser su amigo” “no soy de piel no me gustan los abrazos” “suéltame ctm”

Me reí con cada signo que inventaste. Que las semillitas, que la bandana, que el macetero, las monedas de a peso y la pipa de pasta.

Te escuché. Lloré. Sí, porque me dolía. Todas esas veces que pelaste a tus hermanas y hermanos, que no fueron pocas. ¿Por qué wn? Si son todxs bacanes, son todxs mis hijxs, a todxs lxs amo.

Cuando vay a venir de nuevo?

Cuando vay a venir de nuevo? Me dijeron


“Y seguiré caminando contigo ahora que me dices que tienes que aprender a caminar de nuevo. Y me seguiré cayendo y viviendo contigo, porque te amo”.

 

Si Dios hablara?

Pa mí esto ya no es una hipótesis.

Dios habla a través de la CVX, a través de cada una y cada uno de nosotros.

Lukas Villalobos