Nuestra Historia

La Comunidad de Vida Cristiana (CVX) está presente en todo el mundo. Su fuente es la espiritualidad ignaciana, una espiritualidad que se funda en la experiencia de San Ignacio de Loyola. En particular, se trata de hombres, mujeres, adultos y jóvenes que desean vivir plenamente sus vidas (a nivel personal, familiar, profesional, y social) inmersos en la realidad del mundo de hoy.

Además, comparten el deseo de seguir más cerca a Jesucristo y dar testimonio de su Buena Noticia, comprometidos con toda la humanidad, trabajando con fuerza en la construcción de un mundo más justo y más humano. En la CVX se encuentran tres etapas: Secundaria (III° a IV° medio), Joven y Adulto.

Desarrollo Espiritual

De discernimiento frente a las decisiones en la vida. Para encontrar y confirmar la propia vocación

Desarrollo Comunitario

De acompañamiento y crecimiento con los otros

Desarrollo apostólico

De servicio al prójimo, especialmente a los más necesitados

Nuestra gran comunidad

Somos un cuerpo apostólico en formación, conformado por cerca de 500 estudiantes secundarios de 2º, 3º y 4º medio, quienes se dividen en varias comunidades de diversos colegios de la Región Metropolitana.

Junto a este grupo de integrantes, se suma un Staff que acompaña y orienta en las líneas de formación de cada nivel (2º, 3º y 4º), más un gran número de estudiantes universitarios, que colaboran en la formación y acompañamiento de las comunidades de CVXs.

“Somos particularmente conscientes de la necesidad de trabajar por la justicia a través de la opción preferencial por los pobres y un estilo de vida simple que manifieste nuestra libertad y nuestra solidaridad con el otro”