Plan Formativo CVXs

La formación ignaciana pretende formar al ser humano en sus diversas relaciones: con el mundo, consigo mismo, con los demás y con Dios. Para esto, apela a la persona completa: su cuerpo, su inteligencia, sus afectos y su espíritu. Estas dimensiones de la persona responden a cuatro necesidades básicas del ser humano: 1) producir, 2) aprender, 3) amar y ser amado y 4) trascender. Estas se corresponden con cuatro dimensiones antropológico-culturales: Acción, Pensamiento, Relación y Celebración.

Una formación genuinamente ignaciana no considerará estos aspectos por separado, sino que debiera buscar un método que permita ir vinculando estas dimensiones de la persona. Esto determina las opciones pedagógicas que hace CVX y que veremos más adelante.

El contexto religioso en que trabaja la CVX Secundaria está marcado fuertemente por el sacramento de la Confirmación. Gran parte de los horizontes formativos de esta etapa en CVX están dados por los objetivos de la preparación a este sacramento. En este sentido, CVX es un buen complemento a la formación que entregan los colegios.

Elementos fundamentales del método de formación

En CVX hemos ido desarrollando un método a partir de la experiencia y las orientaciones que nos da la Pedagogía Ignaciana, que no es otra que la propuesta pedagógica que hace Ignacio de Loyola en los Ejercicios Espirituales.

Como todo método de formación, lo que se busca es un cambio en las personas. La Pedagogía Ignaciana apela a la participación de toda la persona en sus dimensiones activas, cognitivas, afectivas y espirituales. Con eso se espera sobre todo la conversión de los afectos para “aprender a querer lo que Dios quiere”. Sin embargo, ese orden de los afectos tiene que tener su expresión en la vida concreta, debe hacerse historia.

Formación Fundada en la Experiencia

La formación en CVX se funda en la Experiencia. Un acontecimiento vivido se hace propiamente “experiencia” cuando se hace un aprendizaje de ella, cuando la persona la hace propia mediante un proceso de reflexión. Ese aprendizaje, en coherencia, debiera ir impactando la vida de cada uno en la medida que se transforma en un hábito del corazón.

El proceso de método contempla 5 etapas en un ciclo de aprendizaje: motivación inicial, realizar la experiencia, reflexionar sobre lo sucedido, hacer examen o discernimiento, aplicar lo aprendido en el medio ambiente.

Mapa del proceso formativo

Presentamos cuatro fichas que recogen los objetivos y metas fundamentales en la formación que la CVXs de Santiago ofrece a los jóvenes que participan de ella.

Mapa de Proceso

Aprendizajes esperados II medio

Los jóvenes comienzan su formación en CVX’s dentro de un proceso denominado de ‘Iniciación’. Luego de una convocatoria amplia, se forman las comunidades. Durante este año, el acompañamiento de las comunidades será responsabilidad del padrino/madrina. Aprenden y asimilan hábitos de vida comunitaria, conocen a la CVX a través de de su Misión y Estilo de Vida, comienzan a participar activamente de la Eucaristía y viven sus primeras experiencias de encuentro amplio con la generación y el resto de la CVX. La vida comunitaria debe favorecer el conocimiento de Dios a través de los demás. Al comenzar el segundo semestre realizan un compromiso que ayude a vitalizar la vida de la comunidad de cara al Encuentro de Segundos. Culmina esta etapa con el Campamento de Formación donde se profundizan en los tres pilares de la CVX: espiritual, apostólico y comunitario.

Aprendizajes esperados III medio

Tercero medio es un año de consolidación en CVXs. En el Campamento de Formación las comunidades han profundizado su experiencia CVX y han discernido la invitación a conformarse como Comunidad de Vida Cristiana. Desde ahora, las comunidades son acompañadas por un Tutor o una Tutora. Se les propone que como mínimo tengan reuniones quincenales un apostolado semanal. Junto al compromiso comunitario, los y las jóvenes reciben la invitación a sellar un compromiso personal con el Estilo de Vida CVX, a través del discernimiento de la Insignia Blanca. Participan del Encuentro de Terceros y culminan este segundo año con los Trabajos de Verano, experiencia que pretende ayudarles a vincular la fe en Jesucristo con la promoción de la justicia a través del trabajo sencillo del campo.

Aprendizajes esperados IV medio

Cuarto es un año complejo. Los y las jóvenes se encuentran tensionados por último año de colegio y la preparación para los estudios superiores. En este contexto, varios dejan de participar activamente en CVX. A los que perseveran, se les invita a una jornada de discernimiento que les ayude a ordenar sus expectativas para este año. La propuesta es que recombinen sus comunidades con cevequianos/as de otras comunidades que quieran seguir profundizando su compromiso. Durante el primer semestre participan del Encuentro de Cuartos. La actividad formativa principal para la comunidad es la Revisión de Vida. Apostólicamente, un número importante sirve como padrino o madrina de sus compañeros de segundo medio. Vinculado al sacramento de la Confirmación, se les invita a explicitar su fe a través de las Misiones en la Experiencia 234 y también en las Misiones de Verano. Se espera que proyecten su vida en CVX más allá de la etapa escolar.